La Mujer en la Industria

Sarah Pye, Electricista Licenciada declara que: "Mientras trabajes más duro, llegarás más lejos, uno recibe de acuerdo a su esfuerzo".

Edita:New Zeland Construction Group



Sarah Pye, Electricista Licenciada declara que: "Mientras trabajes más duro, llegarás más lejos, uno recibe de acuerdo a su esfuerzo".

El trabajo de una mujer, la cara cambiante de la Construcción

A pesar del hecho de que el número de mujeres trabajando en la industria de la construcción está en su mayor alza, ellas siguen siendo una minoría, particularmente en el área técnica.

Las mujeres conforman un poco más de la mitad de la población de Nueva Zelanda, sin embargo, menos del 4% de los plomeros y electricistas son mujeres. Este gran mercado potencial representa una oportunidad para los empleadores y su respectiva industria, que no puede ignorarse.

Jeremy Sole, el Director Ejecutivo de Electrical Training Company (Etco) dice qué si bien el número de mujeres que entra a su compañía está creciendo constantemente, hay un enorme potencial para crecimiento. Jeremy explica que: "Nueve mujeres se han graduado del programa Etco desde el 2012 y que hay 36 capacitándose, pero nuestro objetivo es aumentar esas cifras significativamente".

"Nuestra principal prioridad como organización es de identificar candidatos de alto calibre, que eventualmente mejorarán los estándares de la industria. Aumentar la participación femenina es una de las formas de cumplir dicha meta. Notamos que nuestras candidatas son excelentes en su trabajo. Tienen una actitud positiva y están determinadas a probarse a sí mismas, como iguales a su contraparte, o incluso mejores."

Desde principios del próximo año, Etco lanzará una campaña de reclutamiento enfocada a colegios de mujeres.

Jeremy declara que: "Con la industria de la construcción en auge, como en la actualidad, sería una locura absoluta no asegurarse de enfocarse en este mercado extremadamente importante".

 

Cumpliendo con la demanda actual y futura

Greg Wallace, el Director Ejecutivo de Master Plumbers, concuerda en que convencer a las mujeres (y a la industria) es esencial para cumplir con la demanda actual y futura de técnicos competentes y cualificados.

Se requiere un enfoque en base a dos aspectos. Tenemos una gran labor en frente al promover la gasfitería como una labor técnica, que sea más atractiva para las mujeres. Greg opina:

"Además, los empleadores necesitan ser más abiertos a recibir técnicos mujeres".

Siempre habrá desafíos y prejuicios que superar, pero cada vez más compañías están viendo el beneficio de tener mujeres en su equipo.

Las respuestas por parte de algunas empresas de gasfitería, que ya han aceptado mujeres en el rubro, han sido bastante positivas. Se necesita aprovechar de este éxito, para que las mujeres conformen parte de la norma de esta industria, en lugar de una excepción.

"¡Tú no tienes pinta de ser un electricista!" La gente tiende a reaccionar con una mezcla de curiosidad y sorpresa, cuando la electricista licenciada, Sarah Pye, les cuenta de su trabajo. "Una vez que se recuperan del shock inicial, normalmente dicen "¡Oh, wow!"

Sarah comenta que: "La mayoría de las personas lo ven como algo bueno".

La reacción de sus colegas de Setpoint Solutions en Dunedin ha sido igualmente positiva. "Simplemente soy una más del equipo y a todos nos tratan igual. El hecho de que yo sea una mujer, no afecta para nada". Aunque las electricistas son parte de la minoría, Sarah se ha dado cuenta de que cada vez son más comunes. Ella comenta que: "Hay unas cuantas de nosotras alrededor".

"Los empleadores generalmente son bastante abiertos a aceptar mujeres en sus equipos". Los clientes normalmente también son bastante receptivos. "Esto es un poco estereotipado, pero nos perciben como más limpias y ordenadas. Nosotras también tendemos a relacionarnos mejor con la gente".

Como muchos otros que trabajan en labores técnicas relacionadas a la construcción, Sarah, originalmente planeó ir a la universidad después de terminar el colegio, pero no se sintió inspirada por ninguna carrera en especial. "Nada me llamó realmente la atención, por lo que decidí estudiar para ser electricista.

Lo que me atrajo a ello, fue su gran enfoque en las habilidades técnicas y de solución de problemas".

 

La elección de la carrera correcta

Sarah no tiene duda alguna, de que eligió la carrera correcta. Ella disfruta trabajar en una variedad de lugares, tales como: casas, campus universitarios, hospitales, hoteles, e incluso en casinos, y recibir la satisfacción de trabajar en algún proyecto desde principio a fin.

¿Cuál es la parte más satisfactoria?

"Ver las cosas funcionar correctamente. Es la mejor sensación cuando has pasado arduamente instalando 100 luces y aprietas el interruptor para prenderlas".

Últimamente, Sarah siente que escoger la carrera adecuada es una cuestión de personalidad e intereses. "Es irrelevante si eres hombre o mujer. Para ser un buen electricista, necesitas disfrutar del trabajo práctico. También es de gran utilidad un buen sentido del humor, aunque supongo que eso sería cierto para la mayoría de los trabajos. Además, ayuda si estás interesado y dispuesto a aprender. Mientras trabajes más duro, llegarás más lejos. Uno recibe de acuerdo a su esfuerzo".

 

Trayendo una distinta percepción de la gasfitería

Un "típico trabajo femenino" simplemente no sería suficiente para Esmey Parata. "Yo no me podía ver como una terapeuta de belleza, ni como una auxiliar de enfermería. Esmey declara: "Y trabajar en una oficina o estudiar en una Universidad no era suficiente para mí". Y de pura suerte, un día ella se puso a conversar con la cajera de un banco, y ella le mencionó que estaba interesada en gasfitería. Ella le dijo que se comunicara con Roger Herd de Masterlink y el resto ya es historia.

Actualmente, Esmey está cursando el primer año, de una carrera de gasfitería de 4 años, en Gas and Water, en Dunedin. Ella está esforzándose para recibir una licencia de gasfitería y es una del creciente número de técnicos de Masterlink del país.

Esmey declara: "Fui afortunada de formar parte del rubro del Gas y el Agua". "Son un pequeño negocio familiar, pero tratan a todo su personal como personas. Sean, mi jefe, es quién más me apoya. Él es muy sabio, y un gran profesor. Shelley, la esposa de Sean, nos atiende y se asegura de que todos estemos bien". Hasta el momento, Esmey solamente ha tenido reacciones positivas de la gente que trabaja en la industria, aunque algunos ocasionalmente, algunos clientes no lo pueden creer.

"Muchas veces la gente asume que yo soy la hija o su polola. Es un poco frustrante, ya que soy yo quien viene a trabajar, pero simplemente ignoro los comentarios y hago mi trabajo".

Esmey considera que las mujeres traen una nueva dinámica a un ambiente laboral mayoritariamente masculino. "Nosotras tenemos una distinta forma de pensar y hacer las cosas. Nosotras proporcionamos una perspectiva totalmente diferente al equipo". En el futuro, Esmey espera gestionar su propio negocio. Además, ella tiene la intención de volverse una representante de la industria de la gasfitería. "Mucha gente cree que una carrera en gasfitería implica solamente destapar baños, pero es mucho más que eso. Me siento atraída a la idea de abrirle los ojos a la gente respecto a las posibilidades".

 

Más Info. Texto Original