SALUD -todo sobre:


Presión Arterial:

Fuente:MedlinePlus

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias, que es cuando su presión es más alta. A esto se le llama presión sistólica. Cuando su corazón está en reposo entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A esto se le llama la presión diastólica. En la lectura de la presión arterial se utilizan ambos números, la presión sistólica y diastólica. En general, la presión sistólica se menciona primero o encima de la diastólica. Una lectura con valores de: 119/79 o menos es considerada presión arterial normal 140/90 o más se considera hipertensión arterial Entre 120 y 139 para el número más elevado, o entre 80 y 89 para el número más bajo es prehipertensión. La prehipertensión significa que puede desarrollar presión arterial alta, a menos que tome medidas. La hipertensión arterial no suele tener síntomas, pero puede causar problemas serios como derrames cerebrales, insuficiencia cardiaca, infarto e insuficiencia renal.

Colesterol:

Fuente MedlinePlus.

El colesterol es una sustancia cerosa, de tipo grasosa, que existe naturalmente en todas las partes del cuerpo. El cuerpo necesita determinada cantidad de colesterol para funcionar adecuadamente. Pero el exceso de colesterol en la sangre, combinado con otras sustancias, puede adherirse a las paredes de las arterias. Esto se denomina placa. Las placas pueden estrechar las arterias o incluso obstruirlas. Los niveles de colesterol elevados en la sangre pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Los niveles de colesterol tienden a aumentar con la edad. El aumento de colesterol no suele tener signos ni síntomas, pero puede detectarse con un análisis de sangre. Usted tiene probabilidades de tener un nivel de colesterol alto si tiene antecedentes familiares, sobrepeso o consume muchas comidas grasosas. Es posible disminuir el colesterol mediante el ejercicio y el consumo de más frutas y verduras. Tal vez sea necesario tomar medicamentos que disminuyan el colesterol.

Diabetes:

Fuente: MedlinePlus

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. En la diabetes tipo 2, la más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera adecuada. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre. Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios. Puede dañar los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes también puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y la necesidad de amputar un miembro. Las mujeres embarazadas también pueden desarrollar diabetes, llamada diabetes gestacional. Un análisis de sangre puede mostrar si tiene diabetes. Un tipo de prueba, la A1c, también puede comprobar cómo está manejando su diabetes. El ejercicio, el control de peso y respetar el plan de comidas puede ayudar a controlar la diabetes. También debe controlar el nivel de glucosa en sangre y, si tiene receta médica, tomar medicamentos. Los valores óptimos son: 72 a 110 mg/dl (ó 4 - 7mmol/l) en ayunas Inferior a 180mg/dl (ó 10mmol/l) si se mide una hora y media después de las comidas.


Hemorroides:

Fuente: MedlinePlus

Las hemorroides son muy comunes. Son el resultado del aumento de presión en el ano. Esto puede ocurrir durante el embarazo, el parto o debido al estreñimiento. La presión provoca que las venas y los tejidos anales se hinchen. Este tejido puede sangrar, a menudo durante las deposiciones. Las hemorroides pueden ser causadas por: Esfuerzo durante las deposiciones. Estreñimiento. Sentarse durante períodos de tiempo prolongados, especialmente en el baño. Ciertas enfermedades, como la cirrosis hepática. Las hemorroides pueden estar dentro o por fuera del cuerpo: Las hemorroides internas se presentan justo dentro del ano, donde comienza el recto. Cuando son grandes pueden salirse (prolapso). El problema más común con las hemorroides internas es el sangrado durante las deposiciones. Las hemorroides externas ocurren por fuera del ano. Pueden causar dificultad para limpiar la zona después de una deposición. Si se forma un coágulo de sangre en una hemorroide externa, puede ser muy doloroso (hemorroide externa trombosada) Los síntomas de hemorroides incluyen: Sangre roja brillante indolora proveniente del recto Prurito anal Dolor anal especialmente mientras se está sentado Dolor durante la defecación Una o más protuberancias duras y sensibles cerca del ano

Epilpsia:

Fuente: MedlinePlus

La epilepsia es un trastorno cerebral en el cual una persona tiene crisis epilépticas repetidas durante un tiempo. Las crisis epilépticas son episodios de actividad descontrolada y anormal de las neuronas que puede causar cambios en la atención o el comportamiento. La epilepsia ocurre cuando los cambios permanentes en el tejido cerebral hacen que el cerebro esté demasiado excitable o irritable. Como resultado de esto, el cerebro envía señales anormales, lo cual ocasiona convulsiones repetitivas e impredecibles. (Una sola convulsión que no sucede de nuevo no es epilepsia).La epilepsia puede deberse a un trastorno de salud o a una lesión que afecte el cerebro o la causa puede ser desconocida (idiopática).

Hiperplasia Protástica Ben.

Fuente: MedlinePlus

La próstata es una glándula que forma parte del sistema reproductivo masculino. Esta ayuda con la producción de semen, el fluido que contiene esperma. La próstata rodea el tubo que lleva la orina fuera del cuerpo. A medida que los hombres envejecen, la próstata se va agrandando. Pero si se agranda demasiado, puede causar problemas. Esta afección también se conoce como hiperplasia prostática benigna. La mayoría de los hombres la padecerán al envejecer. Los síntomas comienzan después de los 50 años. No es una afección cancerosa y no se cree que aumente el riesgo de cáncer de próstata aunque los primeros síntomas sean los mismos. Consulte a su médico si usted tiene: Ganas de orinar urgentes y frecuentes, sobre todo a la noche Problemas para comenzar a orinar o hacer sólo unas gotas Un flujo de orina que es débil, lento o termina y comienza varias veces Que ir otra vez al baño aunque haya ido recientemente Pequeñas cantidades de sangre en la orina El agrandamiento de próstata grave puede causar serios problemas más adelante, como infecciones del tracto urinario y daño en la vejiga o en los riñones. Si se detecta a tiempo, es probable evitar estos problemas. Los exámenes para diagnosticar el agrandamiento de la próstata consisten en un tacto rectal, pruebas de sangre, diagnósticos por imágenes, estudios para medir la presión del flujo de orina y una cistoscopia, que es un examen que permite ver el interior de los órganos por medio de un telescopio llamado cistoscopio.