Pozos de Infiltración


Pozos de infiltración para aguas lluvias

En construcción de obras nuevas de urbanización es requerido la construcción de Pozos de Infiltación, debido a lo desastroso que puede resultar para una ciudad una insuficiente captación de las aguas lluvias mediante las redes de drenaje, por ello se exige y se han desarrollado sistemas alternativos de captación de aguas lluvias entre los cuales están los pozos de infiltración.

Los pozos de infiltración consisten en excavaciones cilíndricas o rectangulares de profundidad variable y permiten filtrar el agua de lluvia directamente al suelo en espacios reducidos, reduciendo el caudal máximo, disminuyendo el volumen escurrido y recargando la napa de agua subterránea.

Esta técnica tiene la ventaja de poder ser aplicada en zonas donde el estrato superior del suelo es poco permeable, como ocurre en zonas urbanizadas, pero que tienen capacidades importantes de infiltración en las capas profundas del suelo.

Desde el punto de vista de la forma en que se evacuan el agua se denomina pozo de infiltración cuando el agua sale del pozo a través de estratos no saturados del suelo, es decir cuando la superficie de agua subterránea se ubica bajo la base del pozo, de manera que las aguas lluvias se filtran en el suelo antes de llegar al nivel del agua subterránea. Si la napa de agua subterránea se ubica sobre el nivel del fondo del pozo, de manera que la evacuación de las aguas lluvias se realiza directamente al agua subterránea se llama pozo de inyección.

 

Centro de Aguas Urbanas en su página web agrega, siempre en aquellos lugares con suelos de buena permeabilidad donde no existe el espacio para obras superficiales de aguas lluvias, los pozos de infiltración son una buena alternativa para hacerse cargo de las aguas lluvias, ya que van enterrados y no ocupan área superficial. Es posible construir pequeños o grandes pozos de infiltración. Los pozos pequeños son pensados para infiltrar la escorrentía de superficies pequeñas, como el techo de una casa, por ejemplo. Pueden ser del orden de un metro de alto y 60 cm de diámetro. La suma de pequeños pozos distribuidos espacialmente puede ser sumamente eficaz en la reducción e la escorrentía. Los grandes pozos de infiltración, por otra parte, pueden tener varios metros de profundidad e infiltrar las aguas lluvias de un pequeño condominio.

Fuente . Diario Imagen de México
Fuente . Diario Imagen de México