Pozo Absorbente

Fuente: registrocdt - chilecubica sept.2019

Fuente: Dr. Lucas Burchard Señoret
Fuente: Dr. Lucas Burchard Señoret

SISTEMA DE ALCANTARILLADO PARTICULAR

Es impresionante como insertan en la red de internet sistemas de evacuación de aguas servidas rurales mal proyectados, unos mega proyectos impresionantes donde el objetivo final es otro, esto para parcelas de agrado o zonas no urbanas, donde no existe un sistema sanitario de evacuación de aguas servidas.

En Chile en construcciones nuevas es obligatorio conectarse al sistema de red de alcantarillado para la evacuación de las aguas servidas, si la zona, comuna o municipio provee de este servicio.

Cuando no hay un sistema de recolección de aguas servidas, se procede con las autorizaciones zonales legales correspondiente, y en lo general en conjunto con los servicios sanitarios y la Dirección de Obras Municipales, quienes certificarán el proyecto de evacuación de aguas servidas rural.

Debemos entender que las aguas servidas se descomponen como aguas negras y grises. Las aguas negras son las aguas fecales y las grises son las aguas duras provenientes de duchas, lavabos, cocina, lavadoras.

Ahora como se trata de un sistema de incorporar esta aguas a terrenos permeables, para ello se deben hacer las consultas de las profundidades que corren las napas subterráneas del sector y no contaminarlas.

Los inmuebles ubicados en sectores que carecen de red de alcantarillado público, deben disponer sus aguas servidas en instalaciones que sirven a un reducido número de personas (tipo individual), denominadas sistema de alcantarillado particular, los cuales tienen que reunir algunos requisitos fundamentales para proteger la salud de la familia y de la comunidad:

a) No deben contaminar ninguna fuente de agua que se emplee para consumo o riego de hortalizas.

b) Deben evitar el contacto de las heces con los insectos, roedores u otros posibles portadores de gérmenes patógenos.

c) Deben impedir la accesibilidad de los niños y/o animales domésticos a las materias fecales.

d) Deben prevenir la contaminación de la superficie del suelo.

e) No deben producir malos olores, crear desagrado o dejar las excretas expuestas al aire libre.

f) Deben cumplir las leyes o reglamentos relacionados con la contaminación de aguas destinadas a recreación (playas, balnearios, cursos de agua, etc.).

g) Deben ser sencillas y de costo económico.

 

Los sistemas particulares de alcantarillado se clasifican en sistemas sin arrastre de agua y con arrastre de agua.

 

Los sistemas de disposición sin arrastre de agua, como su nombre lo indica, no requieren agua potable para su operación. Como ejemplo de éstos se encuentran las letrinas sobre pozo negro, la solución más comúnmente utilizada en las zonas rurales de escasos recursos.

Consiste básicamente en la letrina propiamente dicha o caseta y un hoyo excavado a mano o pozo negro, con su correspondiente cubierta, taza y tapa.

Para que la letrina sanitaria cumpla su calificativo de sanitaria debe estar construida de acuerdo con los siguientes requisitos:

a) Ajuste perfecto entre el pozo y la cubierta a través de un brocal.

b) Unión perfecta entre la taza y la cubierta.

c) Tapa de ajuste hermético a la taza.

d) Disponer de una caseta, de interés desde el punto de vista estético y moral.

 

Los sistemas de disposición de excretas con arrastre de agua tienen aplicación en zonas urbanas o semiurbanas que cuentan con redes de agua potable pero que carecen de redes de alcantarillado público, o zonas rurales que tienen sistemas particulares de agua basados en norias o pozos con estanques de almacenamiento.

Entre éstos se encuentra el sistema de Fosa Séptica con descarga a Pozo Absorbente o Cañerías de Infiltración (drenes), en el cual, las aguas servidas provenientes de la instalación domiciliaria se evacuan a una fosa séptica, donde se origina un tratamiento de tipo primario (aunque incompleto); y el efluente, que sale cargado de materia orgánica en suspensión, finamente dividida, en estado coloidal y en solución, debe ser sometido a un tratamiento posterior (secundario) consistente en disponer estas aguas a un pozo absorbente o sistemas de drenaje.

Por ello este sistema de evacuación individual o grupal, se deben incorporar en este proyecto y ejecutar tres tipos de cámaras que recibirán las aguas servidas, más se debe proyectar la fosa séptica, y el pozo de absorción.

Cámara desgrasadora: será aquella cámara decantadora de grasa que se construya recibiendo las descarga de los lavaplatos.

Cámara de Jabón: será aquella cámara decantadora de jabón que son aguas duras que recibirán las aguas servidas provenientes de lavadoras o receptáculos como bateas o lavaderos para lavado de ropas.

Cámara séptica: que será aquella cámara que recibirá las aguas negras provenientes de los WC, lavamanos y duchas.

Fosa Séptica: Será aquella receptora de todas las cámaras antes mencionadas, que hará el tratamiento primario de las aguas residuales domésticas. En ella se realiza la separación y transformación físico-química de la materia orgánica contenida en esas aguas. Se trata de una forma sencilla y barata de tratar las aguas residuales y está indicada (preferentemente) para zonas rurales o residencias situadas en parajes aislados.

La Fosa Séptica es un estanque hermético, construido en ladrillo u hormigón armado, generalmente rectangular, el cual se proyecta para que las aguas servidas permanezcan en ella durante un tiempo determinado, normalmente de 24 horas. De este modo, de los sólidos suspendidos que llegan a la fosa, decanta la mayor parte de la materia sedimentable, la cual entra en un proceso de digestión anaerobio biológico con disolución, licuación y volatilización de la materia orgánica, previa a su estabilización.

Por esta razón, la cantidad de lodo que se acumula en el estanque es pequeña; sin embargo, constituye una cantidad finita que con el tiempo hace disminuir el volumen efectivo de la fosa séptica y por consiguiente reduce el tiempo de retención.

Se estima que el volumen de lodos digeridos por persona, entre períodos de limpieza (máximo 2 años) es del orden de 30 a 60 litros. La fosa debe construirse de la forma más simple, con todas sus partes accesibles y susceptibles de ser aseadas, evitando el empleo de mecanismos o piezas móviles, pero asegurando la perfecta automaticidad del funcionamiento. Toda fosa séptica debe ser estucada interiormente con mortero de cemento puro, antes de su fraguado inicial.

Entre la cara inferior de la cubierta de la fosa y el nivel máximo del agua deberá dejarse un espacio de 0,40 m. como mínimo para la acumulación de gases, materias flotantes y costra que se genera. La fosa séptica estará provista de una tapa de registro impermeable y hermética de no menos de 0,60 m. de diámetro, que permita el acceso de un hombre y la extracción periódica de los lodos. Normalmente, y debido a las pendientes de las cañerías, la fosa séptica suele estar a bastante profundidad.

En este caso, el acceso se hace a través de los escalones de una chimenea (tubo de 0,60 m de diámetro). Las aguas servidas domiciliarias llegan a la fosa por medio de una “T” que descarga verticalmente a una profundidad no inferior a 0,60 m. del nivel de agua.

La “T” se coloca inmediatamente debajo de la tapa de registro y dispone de un tapón que permite el varillaje (limpieza) en caso de obstrucciones. La salida de agua sedimentada se efectúa también a través de una “T” colocada en el extremo opuesto y que penetra en el agua por lo menos un metro. La cabeza superior se deja destapada y colocada en el espacio libre existente entre la cara inferior de la cubierta y el nivel del agua, a fin de que permita el escape de gases por la cañería del efluente de la fosa séptica.

Sea cual sea el tamaño de la fosa, debe tener como mínimo 1 metro de profundidad, para separar adecuadamente cienos y espumas. Sumado a la zona libre superior, lleva a unas profundidades mínimas de 1,20...1,50 m.

Dimensionación por tablas:

Los profesionales suelen preferir el uso de tablas empíricas a los cálculos. La tabla que sigue se ha obtenido de un catálogo comercial francés. Las dimensiones de la fosa séptica varían según el número de personas servidas, tiempo de retención, velocidad de escurrimiento y espacio adicional dejado para la acumulación de lodos.

El cálculo de una fosa séptica se puede simplificar haciendo algunas consideraciones iniciales:

a) Altura útil: 1,70 m hasta 19 personas

                       2,00 m hasta 35 personas

                       2,30 m hasta 50 personas

                        2,50 m hasta 100 personas.

b) Período de retención: 18 a 24 horas.

c) Gasto: 150 a 200 (lt/hab/día)

d) Relación dimensional de planta: largo/ancho = 2

e) Lodo acumulado por persona y por período de limpieza (dos años): 30 a 60 lt.

 

Los lodos acumulados en la fosa séptica deben extraerse periódicamente; de lo contrario, disminuye el volumen útil y origina algunos trastornos.

 

 

m3

4 m3

5 m3

6 m3

8 m3

10 m3

12 m3

15 m3

Viviendas (número de habitaciones principales)

5

6

7

9

.

.

.

.

Camping, hotel, escuela con internado (número de usuarios)

6

10

15

20

30

40

45

60

Fábrica, obra, polideportivo, escuelas con ½ pensión

12

20

30

40

60

80

90

120

Escuela sin internado, salas de fiestas, grandes almacenes, oficinas.

18

30

45

60

90

120

135

180

El Pozo Absorbente consiste en una excavación en el terreno, por lo general de 2,00 a 2,50 m. de diámetro, con una profundidad que normalmente varía de 6 a 12 metros, al cual se vacían las aguas servidas sedimentadas provenientes de la fosa séptica, las cuales se infiltran en el terreno.

El pozo es de forma cónica, relleno hasta ¾ de su alto con piedra bolón de 0,20 m. de diámetro como mínimo, que sirve de entibación y para distribuir el líquido en el subsuelo.

Todo pozo debe tener una cubierta o losa de hormigón armado de 0,20 m. de espesor, descansando sobre el brocal o anillo de hormigón.

A la cubierta se le deja una tapa de inspección de 0,60 x 0,60 m. y se conecta a una cañería de ventilación de 4” para la eliminación de gases. Debe sobrepasar el nivel de la techumbre del inmueble y estar protegida con malla de alambre fino que impida el acceso de moscas, cucarachas u otros insectos.

Debido a las pendientes de las cañerías y a la fosa séptica, la losa del pozo se encuentra de ordinario a 1,30 m. o más por debajo del nivel de superficie del terreno.

La determinación de la profundidad de un pozo absorbente se efectúa a partir de la denominada Prueba de Absorción, según la cual se obtiene el índice de absorción desde una tabla o gráfico.

Esto permite determinar la superficie del manto del pozo necesaria para infiltrar el caudal de aguas servidas sedimentadas.