Tratamiento de Agua


Fuente : enbuenasmanos.com I nov 2017

El tratamiento de aguas y las plantas de tratamiento de agua son un conjunto de sistemas y operaciones unitarias de tipo físico, químico o biológico cuya finalidad es que a través de los equipamientos elimina o reduce la contaminación o las características no deseables de las aguas, bien sean naturales, de abastecimiento, de proceso o residuales.

En todos los países la calidad del agua debe ser potable y por eso antes de llegar a los hogares el agua es sometida a algún tipo de tratamiento. No solo el agua para el consumo humano ha de ser tratada sino también el agua usada para los animales e incluso para el regadío.

Las aguas residuales deben ser sometidas a un proceso de tratamiento con la finalidad de eliminar los contaminantes físicos, químicos y/o biológicos que contengan.

El objetivo del tratamiento de las aguas residuales es posibilitar su posterior reutilización (vertido cero), o bien su retorno al medio natural sin causar ningún impacto ambiental. Los tratamientos más idóneos para las aguas residuales dependerán de la naturaleza de éstas así como la calidad deseada para el agua tratada.

La utilización de depuradoras consigue convertir las aguas residuales en aguas que pueden ser utilizadas para regar los cultivos.

Son muchos los tratamientos del agua que existen y algunos los podemos aplicar directamente en nuestros hogares.

Diferentes sistemas o tipos de tratamientos del agua.

En el tratamiento primario se eliminan de las aguas residuales los sólidos gruesos, las arenas, los aceites y las grasas. Durante el tratamiento secundario se degrada la materia orgánica del agua y, en algunos casos, también el nitrógeno. Finalmente, en el tratamiento terciario se eliminan los contaminantes que aún están presentes y que son un inconveniente para el uso de este agua una vez tratada (nutrientes, sólidos en suspensión, patógenos, etc.).

Osmosis inversa: la ósmosis inversa esta basada en la aplicación de una presión sobre una disolución concentrada para que la misma pase a través de unas membranas. Al efectuarse ese proceso la mayor parte de las sales disueltas quedan retenidas y conseguiremos un agua con una menor concentración salina.

Filtros de carbón activado: se hace pasar el agua a través de un filtro con carbón activado, en bloque o granular. Es uno de los sistemas de tratamientos de agua muy eficientes para eliminar el cloro, mal olor y sabor del agua y también puede eliminar sólidos pesados.

Agua tratada con ozono: la calidad de la desinfección con ozono es mejor que la conseguida con el cloro, debido al gran poder oxidante del ozono. Con el ozono se consigue eliminar virus, bacterias y microorganismos que son resistentes al cloro. Además actúa con gran rapidez por lo que en pocos segundos se pueden realizar tratamientos muy efectivos.

Descalcificadores: los descalcificadores son equipos, que mediante un proceso de intercambio de iones, reducen la dureza del agua, rebajando los niveles de calcio y magnesio a niveles óptimos para el consumo. Desalinizadoras: una de las alternativas para suplir la falta de agua, que en algunos lugares representa un gran problema, son las plantas desalinizadoras. Convierten el agua del mar en agua que puede ser usada para el consumo.

Agua destilada: es una tipo de agua de elevada pureza pues mediante la destilación se le ha eliminado las impurezas y los iones por este motivo algunas de sus propiedades son diferentes del las del agua de consumo. Estaciones depuradoras: en las estaciones depuradoras son tratadas aguas residuales procedentes de las ciudades y de la escorrentía de zonas urbanizadas. En estas plantas el agua es tratada, depurada, mediante diferentes tipos de procedimientos. La finalidad es recuperar estas aguas residuales para el consumo, cuando menos, como aguas de regadío.

 

Sistemas ecológicos para depurar el agua

Existen algunos sistemas o tipos de tratamiento de agua que permiten la depuración del agua de una forma mucho más ecológica:

Plantas para depurar el agua: un sistema de depuración mediante plantas macrofitas. Estas plantas tienen en sus raíces unas bacterias que absorben y se nutren de las cargas contaminantes y de la materia orgánica que hay en el agua, depurándola.

Depuración del agua por infiltración directa en el terreno: el suelo natural tiene unos límites ecológicos suficientemente amplios para depurar los residuos generados por una población dispersa o concentrada en pequeñas localidades, siempre y cuando los vertidos sean biodegradables. Los métodos más habituales son: filtro verde, infiltración rápida, escorrentía superficial, lechos de turba y de arena.

Electricidad para depurar el agua: la Universidad de Alicante (España) ha puesto en marcha un sistema llamado Treac1000 que utiliza la electricidad como medio para ejercer su acción en la depuración de aguas residuales industriales. El sistema es respetuoso con el medio ambiente no sólo porque sirve para depurar aguas residuales industriales, sino porque, también, conlleva un ahorro sustancial de agua y porque hace innecesario el uso de grandes cantidades de sustancias químicas a diferencia de otros sistemas.

 

La finalidad de estas operaciones es obtener unas aguas con las características adecuadas al uso que se les vaya a dar, por lo que la combinación y naturaleza exacta de los procesos varía en función tanto de las propiedades de las aguas de partida como de su destino final.