COMO EVITAR EL USO DEL PLÁSTICO EN LA CONSTRUCCIÓN.

POR STEPHEN COUSINS

Foto: Wipeout
Foto: Wipeout


¿Cómo puede el rubro de la construcción evitar su hábito de usar plástico? 

28 de Marzo de 2018 | Por Stephen Cousins 

 

Stephen Cousins reporta que: El uso excesivo del plástico está devastando al planeta, entonces ¿qué más podría hacer la construcción para disminuir los residuos de plástico y llevar a cabo un modelo más sustentable para reutilizar y reciclar? 

 

Cuando la Primera Ministra Theresa May declaró una "guerra contra la basura" en enero, con un compromiso para eliminar todos los residuos plásticos evitables para el año 2042, muchos críticos preguntaron si este era un caso de "muy poco, demasiado tarde". 

Con alrededor de ocho millones de toneladas de contaminación en plástico, entrando a los océanos cada año, y de micropartículas de plástico encontradas en agua potable de los cinco continentes, es difícil no ser pesimista sobre el impacto que ha causado en los humanos, animales y el medio ambiente. 

Al rubro de la construcción le gusta felicitarse por su gran desempeño respecto a el manejo de residuos, con su objetivo de cero desperdicios, sus políticas de vertederos y a su efectivo manejo al flujo de residuos plásticos, pero el panorama real es más opaco, y muchas veces, preocupante. 

El rubro todavía, confía bastante en paquetes de un solo uso, principalmente en envoltorios plásticos, que normalmente se apilan y se incineran en plantas de valorización energética de residuos (planta incineradora). Las grandes cantidades de plástico mezclados con el resto de la basura, es casi imposible reciclarlo,  ya que no se pueden identificar o al estar contaminados con otros materiales. 

 

Datos y cifras sobre el plástico 

- 198.000 toneladas: los residuos plásticos de la construcción en Europa, el 2016 

- 85.000 toneladas: la cantidad reciclada mecánicamente 

- 57.000 toneladas: la cantidad que llegó a parar a una planta de incineradora 

- 50.000 toneladas: Construcción en el Reino Unido/Los residuos de envoltorios de demolición en el 2014 

- 55%: Cifra objetivo de reciclaje de envoltorios de plásticos, para los estados miembros de EU para el 2030

- 45%: la tasa actual de reciclaje envoltorios plásticos del Reino Unido, incluyendo a la construcción 

 

Mientras tanto, una falla para diseñar nuevos componentes de edificios y materiales para reutilizar o reciclar, amenaza con dejar un legado de plástico tóxico para las futuras generaciones. 

Gillian Hobbs, Directora de Eficiencia de Recursos en el Building Research Establishment (BRE), declaró a CM: "Desde la perspectiva del sitio, deberíamos estar separando recursos de plástico en diferentes corrientes de materiales, incluso dentro de diferentes grupos de polímeros, ya que no todos los plásticos son lo mismo, y no todo puede ser reciclado de la misma forma. 

"Y solo porque un producto diga que sea reciclable, no significa que pueda reciclarse. Debería existir un énfasis en saber qué es el material, saber que no está contaminado, ni terminará arruinando el proceso de reciclaje, y tomarse en cuenta lo lejos que tiene que viajar para minimizar el impacto ambiental de su traslado." 

El plástico es liviano, barato, resistente al agua y flexible, que lo vuelve un material maravilloso para la construcción. Sin embargo, depende bastante de los combustibles fósiles para su manufacturación, y su durabilidad es paradójicamente su perdición: el plástico que termina en vertederos es probable que dure cientos de años en descomponerse, y algunos plásticos liberan químicos tóxicos al suelo, dañando las aguas subterráneas. 

Durante los últimos meses, este problema ha llegado a un punto crítico, particularmente después de que China, uno de los mayores importadores de residuos plásticos del Reino Unido, anunció en enero, que prohibiría la importación de 24 grados de residuos sólidos, incluyendo plásticos, levantando preocupación respecto a las plantas de reciclaje del Reino Unido, que no podrán dar abasto. 

De acuerdo al informe de WRAP Plastics Market Situation, del 2016, los sectores de construcción y demolición del Reino Unido fueron responsables de aproximadamente 50.000 toneladas de residuos de envoltorios de plástico durante el 2014, una cifra bastante inferior a las 1,53 toneladas producidas por el sector retail, pero de todas formas, una cifra significativa. 

Muchos envoltorios de plástico son de TFT, que normalmente se envía a estaciones de traslado de residuos, lugar en que se deshacen, empaquetadas y enviadas a plantas de incineración, para producir combustible a base de desperdicios. 

Kris Karslake, Gerente de Sustentabilidad en BAM Construct UK, declara lo siguiente: "Estamos viendo un aumento general en los envases de plástico, principalmente debido a que muchos productos están siendo manufacturados fuera del lugar, desde unidades que se encargan del oxígeno, hasta salones completos de clases, que necesitan mucha protección, debido al gran valor de sus productos, en comparación a las piezas individuales".

 

Aproximadamente el 25% de los contenedores que abandonan la faena durante la etapa de construcción, se llenan con envases desechables.


BAM está investigando el uso de envases que se puedan absorber completamente por el medioambiente, por ejemplo, un producto conformado por fibras de la raíz de hongos que crecen alrededor de residuos orgánicos, producido por la empresa estadounidense Ecovative.

Karslake declaró que: "cualquier cosa biodegradable puede ir hacia un biodigestor, en lugar de a un incinerador, lo que significa un menor impacto ambiental. Es algo de lo que nos sentimos optimistas respecto al futuro".

De acuerdo a Charlie Law, Director de la consultora independiente de sustentabilidad, Sustainable Construction Solutions, en general, aproximadamente un 25% de los contenedores que abandonan la faena durante la etapa de construcción, se llenan con envases desechables, incluyendo cartón, madera, y plástico.

Él ha estado trabajando junto a contratistas, entre las que se encuentran BAM y Kier, para analizar métodos alternativos del envasado de materiales, además de animarlos a trabajar en las cadenas de abastecimiento, con el fin de evitar residuos del envasado.

La contratista diseñadora de interiores ISG produjo más de 100 toneladas de residuos de paquetes plásticos el 2017, y actualmente está poniendo a prueba una caja de plástico retornable, diseñada junto a la manufacturera de tejas metálicas SAS, en un proyecto para un cliente de servicios financieros de Londres.

ISG usó en el proyecto 47 de las cajas plegables para transportar tejas de distintos tamaños y formas, eliminando durante el proceso, la necesidad de 4.200 cajas de madera envueltas en plástico.

Peter Kelly, Director de Sustentabilidad para el Diseño de Interiores y Servicios de Ingeniería de ISG, y Presidente del foro de residuos de construcción y demolición del Chartered Institute of Waste Management (CIWM) explicó que dicho cambio requirió de una extensa fase de planeación junto a la cadena de producción. Él declaró lo siguiente: "Tuvimos que calcular cuidadosamente el aspecto logístico, para asegurarnos de que las cajas se paletizaran y devolvieran".

"SAS invirtió dinero y energía en crear esas cajas, trabajando con un subcontratista colocando las tejas, y con nuestros equipos de construcción, para asegurarnos de que comprendieran la importancia de lo que estábamos intentando lograr y de cómo hacerlo".

El periodo de prueba sirvió para comprobar su éxito y la compañía ISG ahora está buscando la forma de masificar más todavía esta caja en el rubro. Añadió que: "nosotros realmente creemos que esto podría impulsar a otras manufactureras a cambiar cuando vean la innovación que ha surgido de uno de sus competidores".

Negocios de construcción a lo largo de Europa produjeron 198.000 toneladas de residuos plásticos (sin contar envoltorios) en el 2016, 85.000 toneladas, de las que se reciclaron mecánicamente, dando una tasa de reciclaje de 43%, de acuerdo a las cifras de PlasticsEurope.

Un análisis más más complejo señaló que 57.000 toneladas fueron a instalaciónes de recuperación de energía, otorgando una tasa de recuperación del 71,7%.

De acuerdo a las cifras de la base de datos nacional de Environmental Agency, solamente un 6% del plástico registrado como residuo de construcción en el Reino Unido se envió a los vertederos en el 2015. Sin embargo, esa no es una representación precisa de las alzas totales de residuos, ya que grandes cantidades de plástico también dejan el sitio como parte de la corriente mezclada de residuos.

La BRE terminó recientemente un proyecto con la European Commission, para evaluar los mejores acercamientos prácticos, tratando con residuos tóxicos, y en el caso de la mayoría de los estados miembros fue imposible encontrar suficiente información de la proporción de materiales específicos.

Las cifras de la encuesta anual de los residuos de demolición, recopilada por la National Federation of Demolition Contractors (NFDC), también falló en incluir cifras separadas para los plásticos. Howard Button, el Director Ejecutivo, declaró lo siguiente: "Dada la iniciativa del gobierno actual, podría ser algo que necesitemos comenzar a investigar más detenidamente".

Normalmente, los residuos mezclados de construcción en el Reino Unido terminan en estaciones de transferencia de residuos, dirigidas por empresas de gestión de residuos, como Powerday o Kiely Bros, para reciclar o recuperar energía.

Iniciativas de devoluciones Tales empresas sienten la obligación de desviar basura de los vertederos, en parte para disminuir la alta tasa de ellos en unas £86 por tonelada. Muchos tratan de aprovecharse de las iniciativas de devoluciones como las de Recofloor, impuestas por las compañías manufactureras de pisos Altro y Polyflor, y Take Back, por la manufacturera de alfombras, que buscan tratar con los plásticos directamente de vuelta en su proceso de manufacturación.

Law declaró que: "Como un enfoque generalizado, la industria necesita asegurarse de que productos, como los materiales compuestos, puedan separarse fácilmente".

"Por ejemplo, las manufactureras de alfombras, como Desso e Interface, diseñan alfombras, de tal forma que diferentes capas, como la fibra y el respaldo, puedan separarse, reciclándose por separado y creando nuevas alfombras".

ISG, quién produjo más de 100 toneladas de residuos envoltorios plásticos en el 2017, está actualmente poniendo a prueba el uso de cajas plásticas retornables.

Law declaró que si bien muchas compañías de construcción declaran reciclar más del 90% de sus residuos, las cifras actuales, basadas en el lugar al que son llevados, para terminar en estaciones de transferencia, son probablemente mucho menores: "Hasta la mitad de los residuos que abandonan las instalaciones de recuperación de materiales (MRF) [efectivamente otro término para estación de transferencia] serán enviados para la recuperación de energía".

"Esto se basa en la devolución de residuos de Environment Agency que yo he visto, por número de las compañías más grandes de MRF, que han manejado residuos de construcción durante los últimos años.

La recuperación de energía todavía se clasifica como una desviación de los vertederos, pero no se debería considerar como reciclaje". Un desafío de recuperar y luego reciclar plásticos, es la amplia gama de productos, incluyendo acrilonitrilo butadieno estireno, polietileno y poliester, además de materiales adicionales de cada producto.

Adicionalmente, los plásticos pueden estar contaminados con otros residuos de construcción, por ejemplo, el poliestireno utilizado en losas de piso, o como encofrado de hormigón, es notoriamente difíciles de separar. Los contratistas de demolición se fijan en separar diferentes corrientes de residuos para reciclar y recuperar energía, con el fin de evitar pagar impuestos de vertederos y cargos adicionales.

La industria tiene una tasa de reciclaje de un 96%, pero algunas veces carecer de información sobre materiales específicos juega en contra del proceso.

Button mencionó que: "La mezcla de diferentes tipos de plásticos no ayuda, ya que es casi imposible identificar el tipo de plástico y el producto, ya que no tienen número de registro del producto". Como un esfuerzo para darle un mejor uso a los plásticos problemáticos, Kier Environmental Services ha desarrollado una valla de madera contrachapada reciclable, creada por una variedad de polímeros que han adquirido de la autoridad local y de clientes, tanto industriales, como comerciales. "Estamos viendo un aumento generalizado de envases plásticos, en parte debido a que se manufacturan más productos fuera de la faena".

Kris Karslake, de BAM Construct, del Reino Unido El producto está actualmente siendo puesto a prueba por negocios de construcción de Kier Construction y se puede reutilizar varias veces antes de reciclarse nuevamente. Según Julian Tranter, Gerente General de Kier Environmental Services: "se desempeña mejor que láminas de madera contrachapada, en cada etapa".

"Estamos desarrollando usos adicionales para los materiales reciclables entre los productos de la construcción, por ejemplo, el uso de fibra celulosa como un aislante".

Con una mirada hacia el futuro, hay esperanzas de que un cambio hasta la economía circular elimine la clasificación de los productos y materiales plásticos como residuos y asegure que son capaces de mantener su valor mediante la reutilización o reciclaje.

Los exponentes del movimiento han visualizado un escenario en el que los productos y sistemas de construcción, tales como: tejas, alfombras, pisos de accesos elevados o revestimientos, ya no sean comprados, sino que arrendados de las manufactureras, quienes los exigirán de vuelta al término de su vida útil y reutilizarán sus componentes, o los volverán a introducir en procesos productivos.

Principios circulares ISG está por registrarse en el programa UK Green Building Council's Circular Economy, un programa de dos años de investigación y pruebas, realizadas para comprender claramente la aplicación de principios de una economía circular en Bienes Raíces y proyectos de Construcción.

Kelly afirmó lo siguiente: "es realmente innovador y consiste en desafiar las soluciones contractuales tradicionales y las vías de adquisición de materiales, además de encontrar soluciones prácticas".

Mientras tanto, BRE es uno de los 15 socios de siete países europeos que buscan alternativas circulares para materiales de construcción a través del programa Buildings As Material Banks (BAMB), el cual está actualmente realizando 6 pruebas.

El proyecto está explorando métodos para registrar los productos que entran en las edificaciones y cómo se ensamblan, para optimizar sus opciones de reutilización la extensión de la vida útil de los sistemas de los edificios.

Hobbs declaró lo siguiente: "Hemos estado realizando algunos análisis para comprender el problema entre incluir diferentes tipos de materiales reutilizables, en lugar de aquellos desechables".

El proyecto también está desarrollando una nueva forma de pasaporte material, con el objetivo de proporcionar información precisa sobre la composición de los productos, materiales y de las características de su diseño, que deberían facilitar identificar la mejor alternativa para su reutilización o reciclaje.

Si tal información se asociara a objetos en modelados BIM, incluyendo la página web del proveedor, y los detalles de su programa para su recuperación, esto podría proporcionar una forma mucho más efectiva y transparente de cerrar el ciclo.

Soluciones innovadoras como éstas podrían popularizarse pronto, mientras países de todo el mundo intentan detener el flujo de plásticos tóxicos para las futuras generaciones.

 

Traducido de Texto original:    "CIOB"